Pintar sobre galletas de fondant

jueves, 5 de marzo de 2015


No sé cuanto se quiere a un hijo, pero yo a mis gatos los quiero mucho. En casa siempre hemos tenido gatos y lo primero que hice cuando tuve mi propio hogar fue adoptar una linda gatita. Y al cabo de dos años, un lindo gatito. Por el momento, nuestra pequeña família está al completo porque estos dos tremendos dan su trabajo! Pero luego vienen con su rrrrrrrronroneo y enseguida me olvido de lo último que han roto, arañado o ensuciado!


Mi tía me regaló el cortador que he utilizado en esta receta, ella sabía que me encantaría pues cualquier cosa que tenga gatos o sea rosa o brillante me va a gustar. Lo compró en un mercadillo navideño de Alemania, en una parada como la que os enseño en la foto, os falta algún cortador ;) ?


Estas galletas de naranja fueron todo un hit las pasadas Navidades y decidí rescatar la receta para estrenar mi cortador en forma de gato. Os dejo la receta a ver si os animáis a hacerla.

Necesitamos:

  • 250g de mantequilla sin sal
  • 200g de azúcar normal*
  • 1 huevo y una yema
  • 500g de harina
  • La ralladura de una naranja (sin llegar a la parte blanca de la piel o amargará)
*Con azúcar normal salen más crujientes, si lo hacéis con azúcar glas (175g) las galletas están más blanditas.

Batimos a velocidad baja el azúcar y la mantequilla. Cuando se integren añadimos el huevo previamente batido y luego la ralladura de naranja. Una vez integrado, añadimos la harina poco a poco hasta que la masa se despegue de las paredes del bol. 


Yo la coloco entre dos papeles de hornear y estiro, a continuación la refrigero una hora o bien la congelo (para otro día o 30 minutos para acelerar el proceso de refrigeración). Cogemos el cortador elegido y colocamos las galletas en una placa encima de papel de hornear. Horneamos entre 10 y 15 minutos (dependiendo del tamaño) hasta que los bordes estén ligeramente dorados y dejamos enfriar.


Para decorarlas estiraremos fondant, en este caso de color blanco, y usaremos el mismo cortador de la galleta para cortar la forma. El fondant se puede pegar a la galleta con agua o piping gel. A continuación pintamos con colorantes comestibles que podemos diluir en agua para conseguir diferentes tonalidades. 


Des de que hice el curso de galletas de Postreadicción donde pintamos con colorantes se ha convertida en mi técnica favorita. Aunque me falta mucho por mejorar porque Jordi dice que estos gatos estan entre "ser monos y dar miedo"! 


























A vosotros qué os parecen? Pintar con colorantes es muy fácil y divertido, podéis hacerlo también con niños.



3 comentarios :