¡Una calabaza de miedo!

jueves, 30 de octubre de 2014

Cuantos días sin publicar!!! Como siempre, haciendo mil cosas y sin un momento para dedicarle al blog! Para compensar, ahora vendrán unas cuantas entradas seguidas!

Hoy os traigo otro DYI que ayer hice en el último momento. Había comprado la calabaza hacía días en el mercado y viendo que no la iba a cocinar (normalmente cocino las que venden cortadas por la mitad) me decidí a decorarla. 


Las calabazas decoradas o Jack-o'-lantern se empezaron a relacionar con Halloween en el año 1866, en EE.UU., aunque la festividad tiene origen céltico. Las calabazas se decoraban con formas horribles para ahuyentar al maléfico espíritu de Jack-o'-lantern, que iba por las casas pidiendo truco o trato. Si no pactabas con él, sus trucos consistían en maldecir las casas, sus habitantes y el ganado. 

Y ahora que ya sabemos su historia, ¿cómo decoramos nuestra calabaza?

Compramos una calabaza redonda, mejor en el mercado o frutería, las del súper especiales para Halloween son más caras.


Buscamos un diseño que nos guste o nos inventamos uno y lo marcamos para, más o menos, cortar siguiendo un patrón. No pasa nada si nos equivocamos o cortamos por dentro de la línea, luego la borraremos.


Cogemos un cuchillo robusto y afilado y cortamos un círculo alrededor del tallo, un poco en diagonal para que no se escurra hacia dentro cuando lo pongamos de tapa. 


Cuando abramos, veremos algo más o menos como esto:


Retiraremos toda la pulpa y las semillas* e intentaremos, con una cuchara vaciadora sacar tanta "carne" como podamos para que al cortar la cara nos resulte más fácil. 


Ya podemos empezar a tallar la cara de nuestra calabaza, preferiblemente con un cuchillo muy afilado y pequeño. Pero con cuidado!!!!! Yo usé los cuchillos que se ven en la foto, de la marca Arcos. Los venden en el Corte Inglés por unos 2,5€ y cortan muchísimo!


Finalmente, repasamos todos los orificios de la cara, quitando el exceso de "carne" para que pase por el agujero la máxima luz posible. Limpiamos con un poco de acetona los restos de rotulador y ponemos una velita de té en el interior. Apagamos la luz y voilá! Nuestra Jack-o'-lantern!


Espero que os animéis a proteger vuestras casas de Jack!

*Las semillas se separan de la pulpa, se espolvorean con sal o con azúcar moreno y canela y se tuestan en el horno a 200º hasta que se doren.


No hay comentarios :

Publicar un comentario