Cajas decoradas

jueves, 24 de julio de 2014

Cuando empecé el blog pensaba que podría publicar más a menudo, pero me he dado cuenta de que no. No tengo más tiempo, pero además, no horneo lo suficiente como para publicar algo cada semana! Y os preguntaréis, si no hornea, ¿Qué hace para no tener más tiempo? Pues de todo un poco! Con el piso nuevo no me aburro (bueno, antes tampoco). Si miro a mi alrededor siempre encuentro mini proyectos que podría empezar y siempre ando liada con algo. Todo lo hago muy de andar por casa y he pensado que quizás os podría interesar alguna de las cosas que hago yo misma.


 La nevera americana que compramos no es muy alta y, además, tiene un espacio entre la puerta y el ¿motor? en la parte de arriba. Es la medida perfecta para poner un par de cestas rústicas para ganar algo de almacenamiento. Pero con todos los gastos del piso... de las cestas rústicas que me encantan de cualquier tienda de decoración, pasé a coger unas cajas de cerezas del mercado que se pone los domingos justo debajo de casa. Además, también me han servido para poner patatas y cebollas en la repisa de la ventana que da a la galería:  cajas multiservicio!


Empecemos!

Necesitamos:
  • Cajas de madera de fruta (pregunta en la tiendas del barrio o en el mercado local)
  • Papel de lija
  • Pintura (dos colores, yo usé el sobrante de pintar las paredes del piso para el blanco y compre un bote pequeño de pintura azul)
  • Sellos y tinta (las letras y la tinta son de Tiger y el corazón es una parte de un sello de Mr. Wonderful)
  • Troqueladora (compré unas troqueladoras pequeñas en Tiger de muchas formas)
  • Papel adhesivo
  • Cinta adhesiva

Pasos:
  • Lijamos la caja para que al manipularla no nos hagamos daño
  • Pintamos la caja. Si tiene dibujo como era mi caso necesitará dos capas para cubrirlo bien, si la caja es lisa, una capa será suficiente.

  
  • Dejamos secar (yo la dejé una noche) y pasamos un paño húmedo para limpiar los restos y que no nos ensuciemos.

  • Formamos la palabra que queremos escribir con los sellos y la centramos. Estampamos los sellos encima de donde estaban colocados para no torcernos. Con la tinta empapamos la parte del sello grande que queremos usar y limpiamos el resto para que no manche la caja.


  •  Yo me quedé en este paso, coloqué mis cajas en su sitio y a los dos días encontré que les faltaba algo. Me puse a pensar, las vacié y se me ocurrió probar con lo siguiente.
  • Troquelamos papel adhesivo con un motivo sencillo, por ejemplo un corazón (tengo troqueladoras de tulipanes, mariposas... pero con pintura el dibujo no hubiera quedad nítido). Pegamos el papel adhesivo formando más o menos una cenefa. Con un pincel pequeño, rellenamos las formas (yo le dí dos capas) y dejamos secar. 

  • Otra opción es coger tiras de cinta adhesiva y colocarlas en diagonal (o vertical o como se te ocurra). También hice dos capas.

Ahora mis cebollas, mis patatas y mi fruta y verdura para madurar descansan en unas acogedoras cajitas decoradas hasta su consumo. ¿Qué os parecen?








No hay comentarios :

Publicar un comentario