Un ejército de Felefantes

jueves, 12 de junio de 2014

Vivo rodeada de gente que cambia letras a las palabras y esto, a veces, me confunde. Parece que tengan su propio idioma y seas tú la que habla raro. Por ejemplo, mi abuela y sus hermanas tienen su propio dialecto. Si registrara todas sus nuevas palabras conseguiría un diccionario. Cuando salieron los Euros, la tía Carmen los llamaba “Uros”, la tía Josefa me llamaba “Naroega” en lugar de Naroa, la tía Pili va a “espais” en lugar de spas y allí tienen “paines” y no peines (esta me encanta porque la dicen todas las hermanas) y mi yaya… mi yaya tiene un montón! Ella compraba siempre en el “Buen Preo” en lugar de Bon Preu y comía “jalatea”, no gelatina.

Ejemplos de etiquetas.

Luego está Jordi que simplemente cambia sílabas de sitio, (dice “Tamaganent” en lugar de Tagamanent, cada vez que pasamos por este pueblo), lo pluraliza todo (siempre comemos “cremas” y no crema) o simplemente añade o cambia letras intentado que las palabras adquieran un nuevo significado (nosotros siempre “cruscamos” la calle, nunca la cruzamos).


Detalle de la etiqueta.

¿Veis? Todo es muy confuso para mí! Pero es que luego está mi madre, que un día reinterpretó una palabra y para ella, ya es la oficial. Como cuando ve un “cocótero” (un helicóptero), le duelen los "petetes" (los pies), y te pregunta ¿qué te "paise"? (en lugar de ¿qué te parece?). O como cuando vio mis galletas y exclamó ¡Cuantos felefantes!

55 felefantes
Así que hoy, lo que os enseño es una manada de 55 felefantes. Me los encargó Natàlia para el Bautizo de Paco y para cambiar un poco, esta vez los embolsamos por arriba en lugar del típico lazo.

La parte trasera de la etiqueta es una família de elefantes.
Hacer estos elefantes es muy sencillo, os dejo el paso a paso.


Ingredientes / Utensilios:

  • La galleta horneada, claro! Yo siempre uso esta receta
  • El cortador de la galleta en forma de elefante
  • Un cortador pequeño en forma de corazón (si cabe dentro del cortador en forma de elefante, es el correcto!)
  • Fondant de dos colores (diferentes colores o diferentes tonos de un mismo color rebajando con fondant blanco)
  • Rotulador de tinta comestible
  • Un cuchillo afilado

Preparación / Pasos:
  1. Preparamos nuestra galleta horneada
  2. Estiramos el fondant
  3. Con el mismo cortador que hemos utilizado para hacer la galleta, cortamos la forma.
  4. Retiramos el fondant sobrante



  1. Con un poco de agua o bien con piping-gel pegamos el fondant a la galleta.
  2. Presionamos un poco para que quede fijado 
  3. Estiramos el otro color de fondant y cortamos un pequeño corazón. 
  4. Con el cuchillo afilado cortamos la punta del corazón



Finalmente pegamos el medio corazón a modo de oreja.


Finalizamos la galleta haciéndole el ojo con un rotulador comestible, podéis hacerlo con un puntito, con pestañas o simplemente cerrado.




Como siempre, muy fácil y limpio! Así se anima cualquiera ;)

Estoy de vuelta! Curso Postreadicción.

martes, 3 de junio de 2014

Hola de nuevo!



¿Ya creíais que no iba a volver verdad? Es que en dos meses han pasado muchas cosas: me he mudado a un piso precioso que nunca pensé que iba a tener, esto conlleva guardar toooodoooos mis cacharros de cocina, empaquetarlos y desempaquetarlos en el sitio nuevo, instalarse en el nuevo hogar, comprobar que el horno no funciona (ATAQUE DE PÁNICO!), esperar que lo arreglen y empezar a hornear, esperar el cambio de línea de internet que nunca llega (más de un mes sin conexión), entregar el primer pedido de mi mini-temporada BBC (Bodas, Bautizos y Comuniones), entre otras muchas aventuras!
La que hoy os traigo fue una experiencia realmente espectacular, quedé impresionada de las pequeñas obras de arte que puedes llegar a crear con una galleta. A mí, des del primer día que empecé con la repostería creativa, lo que más me gusta es hacer galletas, y me hacía especial ilusión este curso. Ya os he hablado en otro post sobre Julia Guarch y su blog Postreadicción. En aquella ocasión os comentaba todo lo que había aprendido en el curso de diseño con Photoshop especializado en repostería, pero hoy os quiero enseñar lo que hicimos en el Curso Todo Galletas. Julia, viene de vez en cuando a dar cursos en Sant Boi, y entre todos los que daba decidí apuntarme a este. Todo perfecto: las compañeras, el contenido, la práctica, las plantillas y archivos que se envían al finalizar el curso y Julia. Todo son elogios.
Siempre dejo lo bueno para el final, pero hoy no podía esperar más para enseñarlo. Qué os ha parecido esta maravilla de galleta pintada a mano? Disfruté como una niña haciendola, mezclando colores y aplicando capas. Ya tengo ganas de hacer alguna en casa (todavía no he podido poner en práctica lo aprendido!).
Hicimos también esta caperucita, Julia nos explicó como aplicar la glasa para resaltar los volúmenes de las diferentes partes (cara, pelo, vestido etc.).
Me encantó también hacer esta galleta, tiene un sinfín de detalles, los lacitos, el bolso, las botas, las manguitas...
Nos fue de gran utilidad el deshidratador que llevaba Julia para poder secar rápidamente la glasa y terminar la galleta (además quedan bien brillantes!). Si os fijáis, también utilizamos rotuladores comestibles.
La masa de esta preciosa galleta en forma de reno NO CONTIENE LÁCTEOS. Estaba buenísima y además quedó muy coqueta con su lazo y los detalles de la nariz y el párpado.

La receta para esta masa la podéis encontrar aquí.


Seguimos con la siguiente técnica: el transfer. Tan sencillo como imprimir el dibujo de la galleta que quieras hacer, plastificarlo, aplicar un poco (muy poco!) de mantequilla y dibujar con glasa. Dejamos secar y con mucho cuidado despegamos nuestro transfer del plástico. Ya lo tenemos listo para pegar en la galleta!


Es muy útil para dejar nuestro transfer listo con cierta antelación. Luego sólo nos queda hornear y pegar!


El brush embroidery lo aprendí el pasado mes de Febrero en el curso de Alma, así que fue mi oportunidad de practicar. La teoría es muy sencilla: delineas con glasa y arrastras  des de la mitad de la línea hacia abajo dejando la huella del arrastre. Más o menos, queda así:
Añadimos algunos mini puntitos blancos y coloreamos el interior de las flores.


Por último, os enseño el choco transfer. Una técnica muy sencilla y resultona a la vez. Se bañan las galletas en chocolate, se coloca el choco transfer y se deja enfriar en el frigorífico. Una vez frío, se retira el choco transfer y el dibujo queda en el chocolate. Podéis pedir vuestros choco transfers aquí, tenéis mil opciones!


Espero que os gusten tanto como a mí!

Un abrazo,

Naroa