Casitas de Jengibre

lunes, 30 de diciembre de 2013

¡Hola a todos!

Espero que no estéis muy empachados de las comilonas navideñas y os quede hueco para este dulce que os traigo hoy.


Las casitas de jengibre (lebkuchen haus) tienen su origen en Alemania, concretamente en la ciudad de Nurenberg. Su popularidad llegó de la mano del cuento de Hansel y Gretel donde sus protagonistas encontraban una casa en el bosque hecha con dulces. Yo, como buena amante del jengibre, no podía dejar pasar la ocasión de preparar esta famosa receta y el año pasado hice mi primer intento en Navidad.


No quedó mal e impuse la tradición (que sólo duró ese año) de decorar una casa de jengibre durante la tarde del 25 de Diciembre. Lo preparé todo, las partes de la casa, las glasas, los caramelos... y pasamos la tarde montando la casa y su jardín para el ejercito de hombrecillos y mujercillas que había horneado.



A mi madre, que no le gustan las especias, me dijo que: "Muy monas sí, pero no están buenas". Así que este año decidí cambiar la receta, aunque la del año anterior a mi ya me parecía bien. Como ya os dije, recetas cuanto menos complicadas mejor, y esta receta de pan de jengibre del blog de Maria Lunarillos es perfecta. El sabor es suave y las galletas quedan crujientes, consegí que gustara a todos!


En el enlance tenéis la receta bien explicada, es sencilla, sin ingredientes "raros", yo la hago con miel porque no me he puesto a buscar melaza y queda riquísima. También allí encontraréis la receta de la glasa aunque yo uso la siguiente (es la receta que nos entregó Roser Velázquez en el curso de galletas que hice en Cookies Paradise):

  • 3 cucharadas de merengue en polvo = 25gr
  • 450gr de azúcar glas
  • 75ml de agua
Se mezcla todo en el robot hasta que forme picos y la punta del pico se doble. Esta es la consistencia de delineado y que se usa para decoraciones como las de la casita. Esta mezcla se puede dividir y teñir.


Para hacer las casitas solo tenéis que estirar la masa de galleta y recortar las diferentes partes con un cuchillo afilado. Podéis encontrar "planos" en internet, por ejemplo aquí y aquí, aunque yo prefiero diseñar los míos.



Además, añadí unos caramelos que, al deshacerse en el horno, forman unas cristales en las ventanas muy bonitos. Son los típicos caramelos duros de sabores y mejor si se ponen enteros, pues a trozos corres el riesgo de que se quemen.


Este año no me podía decidir, así que hice casitas más grandes, más pequeñas, de estilo escandinavo... Creo que es una actividad muy entretenida, sobretodo si hay pequeños en casa. Podéis comprar golosinas y caramelos para decorarlas o ponerlos dentro y que sea una sorpresa al romperla para comer. Espero que os animéis a hacerla antes de terminar las fiestas!


Feliz año a todos!

Naroa

No hay comentarios :

Publicar un comentario