Casitas de Jengibre

lunes, 30 de diciembre de 2013

¡Hola a todos!

Espero que no estéis muy empachados de las comilonas navideñas y os quede hueco para este dulce que os traigo hoy.


Las casitas de jengibre (lebkuchen haus) tienen su origen en Alemania, concretamente en la ciudad de Nurenberg. Su popularidad llegó de la mano del cuento de Hansel y Gretel donde sus protagonistas encontraban una casa en el bosque hecha con dulces. Yo, como buena amante del jengibre, no podía dejar pasar la ocasión de preparar esta famosa receta y el año pasado hice mi primer intento en Navidad.


No quedó mal e impuse la tradición (que sólo duró ese año) de decorar una casa de jengibre durante la tarde del 25 de Diciembre. Lo preparé todo, las partes de la casa, las glasas, los caramelos... y pasamos la tarde montando la casa y su jardín para el ejercito de hombrecillos y mujercillas que había horneado.



A mi madre, que no le gustan las especias, me dijo que: "Muy monas sí, pero no están buenas". Así que este año decidí cambiar la receta, aunque la del año anterior a mi ya me parecía bien. Como ya os dije, recetas cuanto menos complicadas mejor, y esta receta de pan de jengibre del blog de Maria Lunarillos es perfecta. El sabor es suave y las galletas quedan crujientes, consegí que gustara a todos!


En el enlance tenéis la receta bien explicada, es sencilla, sin ingredientes "raros", yo la hago con miel porque no me he puesto a buscar melaza y queda riquísima. También allí encontraréis la receta de la glasa aunque yo uso la siguiente (es la receta que nos entregó Roser Velázquez en el curso de galletas que hice en Cookies Paradise):

  • 3 cucharadas de merengue en polvo = 25gr
  • 450gr de azúcar glas
  • 75ml de agua
Se mezcla todo en el robot hasta que forme picos y la punta del pico se doble. Esta es la consistencia de delineado y que se usa para decoraciones como las de la casita. Esta mezcla se puede dividir y teñir.


Para hacer las casitas solo tenéis que estirar la masa de galleta y recortar las diferentes partes con un cuchillo afilado. Podéis encontrar "planos" en internet, por ejemplo aquí y aquí, aunque yo prefiero diseñar los míos.



Además, añadí unos caramelos que, al deshacerse en el horno, forman unas cristales en las ventanas muy bonitos. Son los típicos caramelos duros de sabores y mejor si se ponen enteros, pues a trozos corres el riesgo de que se quemen.


Este año no me podía decidir, así que hice casitas más grandes, más pequeñas, de estilo escandinavo... Creo que es una actividad muy entretenida, sobretodo si hay pequeños en casa. Podéis comprar golosinas y caramelos para decorarlas o ponerlos dentro y que sea una sorpresa al romperla para comer. Espero que os animéis a hacerla antes de terminar las fiestas!


Feliz año a todos!

Naroa

Charca de cerdos navideña

lunes, 23 de diciembre de 2013

Buenos días a todos!

Vista aérea de la charca

La semana pasada desaparecí del mapa, fui un fantasma durante unos días. Mis encargos navideños de amigos y familiares terminaron conmigo. Porque no, no tengo una Little Bakery, sólo es un sueño, y, hasta el momento, dispongo de un horno casero que a veces pienso que me engaña con la temperatura y estas cosas. Total, que cuando me lío a hacer galletas termino repartiéndolas por toda la cocina hasta que puedo guardarlas, entre los vasos, las tazas, en la estantería del extractor... Por no hablar de mi rejilla para enfriar galletas, o lo que viene siendo la bandeja de rejilla del horno puesta encima del fregadero. Hacer encargos en casa es armarse de paciencia! Pero me encanta! Pensar en las decoraciones, en los detalles, en las purpurinas y en las perlas, y en la cara de la gente cuando las entrego o las regalo.

Charca de cerdos

Pero en esta entrada os quería enseñar una tarta que me encargó la hermana de mi cuñada. Hace tiempo corría en Facebook la foto de una charca de cerditos que era una tarta y me animé a hacerla para el santo de mi madre. En esa ocasión el bizcocho era de chocolate y el relleno de buttercream de queso crema. Esta vez me pidieron que el bizcocho no fuera de chocolate y quedamos en que haría uno de vainilla y lo rellenaría de buttercream de fresa. Además, me pidieron un toque navideño y que los cerditos llevaran gorros de Papá Noel. 

Disfrutando de un relajante baño

Para el bizcoho estuve investigando por internet hasta que me acordé de que en el blog de Maria Lunarillos había una receta que quería probar. Me gustan mucho las recetas sencillas, que no tengan mucho azúcar y si no tienen mantequilla mucho mejor, así que la receta del bizcocho genovés era perfecta. Cuando tuve hecho el bizcocho me di cuenta de que es nuestro Pa de pessic de toda la vida. Sólo cambié una cosa: en lugar de ralladura de limón le puse vainilla en pasta. 

Buscando en el fondo del charco.

Os dejo la receta y la explicación del montaje por si os animáis a hacerla.

Chop! Chop! Chop!

Tarta Charca de Cerdos

Ingredientes

Para el bizcocho (por dos)
  • 4 huevos medianos
  • 125g de azúcar
  • 125g de harina floja
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta 
Para el almívar
  • 100g de azúcar
  • 100ml de agua
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta
Para la buttercream
  • 125g de mantequilla
  • 125g de icing sugar o azúca glasé
  • 1 chorrito de leche (en invierno a veces la mantequilla no llega a estar a temperatura ambiente, en mi cocina pasa, se le añade un chorrito de leche para ayudar a que se ablande)
Para la decoración
  • Mermelada de fresa
  • 6 paquetes de Kit-kat
  • 1 bote de crema de cacao
  • Fondant rosa
  • Fondant rojo
  • Fondant blanco
  • Lazo
  • Purpurinas y adornos que se os ocurran!

Preparación
  • Precalentamos el horno a 180ºC.
  • Ponemos los huevos, el azúcar y la pizca de sal en el bol de nuestro robot y montamos los huevos a máxima velocidad. Tardan 10 minutos y triplican el tamaño, al finalizar, cuando subáis las varillas, la mezcla que caiga al bol debe formar una "cinta". Añadimos la harina, yo la tamicé dos veces para asegurarme de que no quedaran grumos, y con una espatula realizamos movimientos envolventes hasta que está integrada a la mezcla y ésta no tiene grumos. 
  • Preparamos un molde, el mío es de 25cm, lo untamos de mantequilla y lo espolvoreamos con harina para asegurarnos de que no se pegue. Yo le puse papel vegetal en el fondo y en las paredes para que fuera más fácil desmoldarlo. Vertemos la mezcla en el molde y lo horneamos 15 minutos.
  • Antes de sacarlo debemos comprobar con un palillo que esté hecho. Lo dejamos enfriar en una rejilla y lo desmoldamos. Lo envolvemos en papel film y lo dejamos en la nevera hasta el día siguiente.
  • Repetimos el proceso para un segundo bizcocho.
  • Al día siguiente los bizcohos habrán cogido firmeza. Preparamos el almívar calentado en un cazo el azúcar, el agua y la vainilla en pasta. Removemos hasta que la mezcla hierva y retiramos del fuego. Dejamos templar. Entonces cortamos los bizcochos en dos partes, almivaramos cada parte y ponemos mermelada de fresa entre ellas. 
  • Hacemos la buttercream. Batimos la mantequilla con el chorrito de leche para ablandarla. Añadimos el icing sugar o azúcar glasé y batimos unos 7 minutos. Ponemos una capa de buttercream encima de uno de los bizcochos y refrigeramos. Cuando el buttecream endurezca, podemos montar el segundo bizcocho encima, sino, se hundiría. 
  • Partimos los Kit-Kat uno a uno y los vamos pegando a la tarta con un poco de crema de cacao. Cuando tengamos todo el barreño rodeado cogeremos una cina o un lazo y lo ataremos alrededor. A parte de quedar bonito, sujeta los Kit-kat y evita que nuestro barreño pueda abrirse.
  • Llega el momento más divertido, ¡hacer los cerditos! Es tan fácil como hacer bolitas para la cara y el cuerpo y churritos para las patas. ¡Un poco de imaginación y paciencia! Las cosas hechas con carinño siempre quedan bien. Como es Navidad, mis cerditos llevan gorros de Papá Noel. Se hacen conitos de fondant rojo y se ahueca el interior para que encaje en las cabezas. Se pone una bolita en la punta y un churrito blanco alrededor. Se pega con agua o con pegamento comestible. Las cabezas a los cuerpos las aguanté con palillos. 
  • Calentamos la crema de cacao unos segundos en el microondas para que fluya y podamos crear el efecto "agua". Vertemos la crema por encima de la tarta y colocamos los cerditos como más nos guste.
A punto de entregar!

Espero que os animéis a hacerla, es muy fácil y divertida además de resultona. Podéis adaptarla a cualquier época del año o celebración. 

Detalle Navideño

Si tenéis cualquier duda podéis escribirme a naroaslittlebakery@gmail.com 

Feliz Navidad y mucha salud para todos!

FELIZ NAVIDAD!
Naroa  

Sweet Brussels

sábado, 14 de diciembre de 2013

Buenos días a todos!

Durante el puente de diciembre hicimos una escapada muy dulce (y algo salada!). Estuvimos en Bruselas, Brujas y Gante disfrutando del país del chocolate y la cerveza. Aproveché la ocasión para inmortalizar nuestro pequeño recorrido gastronómico y así poder compartirlo.



Chocolatería Pierre Marcolini

Nos alojamos al lado de la Place du Grand Sablon, barrio conocido por sus anticuarios pero, sobre todo, por sus chocolaterías. Nuestro anfitrión nos indicó la chocolatería Pierre Marcolini como la mejor de Bruselas y fue la primera que visitamos. La tienda en sí parece una joyería, los escaparates son espectaculares. Hicimos unas compras el último día, una caja de bombones variados y unos macarons, que ya hemos probado!



Chocolates y macarons en Pierre Marcolini

El primer día lo dedicamos a Bruselas, a sus tiendas de dulces y al mercadillo de Navidad. Tenía muy claro donde quería desayunar: en Le Pain Quotidien. Había leído muy buenas críticas en el foro de viajes y no me quería perder sus panes (aunque luego descubrí que es una cadena y en Barcelona hay uno en la calle Provença).  Cogimos una Panier du Boulanger que incluye 5 tipos diferentes de pan y es perfecto para compartir, un plato de jamón y queso y unos cafés con leche que resultaron ser Lait Russe bio. Además en las mesas hay mermeladas y chocolate para untar el pan. Todo buenísimo! Saliendo vimos que preparaban un catering de bocadillos y me pareció muy original que los presentaran dentro de panes gigantes (es la segunda foto).


Le Pain Quotidien

La capital belga está repleta de tiendas dedicadas al dulce. Destacaría Godiva, marca mundialmente conocida, sobretodo por sus fresas bañadas en chocolate. También Elisabeth, una chocolatería donde venden unas placas de chocolate y frutos con su martillo para romperlas en pedazos. Por último destacar Mary, proveedor de chocolates de la Casa Real Belga. 

Chocolaterías de Bruselas

Seguimos con la ruta y nos recorremos los mercadillos. Por fin pruebo el Glühwein (vino especiado caliente), me hacía ilusión, había leído que en cada mercadillo te lo vendían con su taza de la ciudad. Pero no. En vaso de plástico y no me terminó de convencer el sabor.


Probando el Glüehwein

Para rematar el día, mi padre nos convence para comer unas ostras con un vaso de vino blanco en una paradita de la Place Sainte-Catherine



Ostras en la Place Sainte-Catherine

El sábado lo dedicamos a Brujas, un pueblo de cuento. Paseamos por el mercado de Navidad y comemos cerca del Grote Markt. Comer en Bélgica es caro, pero econtramos este menú de sopa de tomate, quiche de verduras y café. Un café un tanto aguachirri pero presentado en forma de café irlandés.



Comida en Brujas

Seguimos con la ruta y de camino a la estación pasamos por una zona repleta de chocolaterías y tiendas de dulces. Me llamó la atención especialmente la rata...



Chocolaterías en Brujas

El domingo estuvimos en Gante, una pequeña ciudad llena de historia. Allí probé un dulce típico belga llamado Mattentaarten, un pequeño pastel de pasta brisa relleno de tarta de queso y almendra. Debo aprender a hacerlo en casa porque estaba delicioso! También vimos una maquina antigua de galletas spéculoos con el molde de Saint-Nicolas. Para quien no lo sepa, las galletas spéculoos son típicas de Navidad, especiadas con canela, nuez moscada, clavo, jengibre, cardamomo y pimienta blanca con base de mantequilla y azúcar moreno. En bélgica se encuentra helado, pasta y hasta un especial de Starbucks de spéculoos. Y sí, los probé todos, hasta el helado en pleno diciembre!



Dulces en Gante

Pero el dulce más famoso de Gante son Las Narices de Gante o neuzeke, que también probamos. Pequeños conos, típicamente de frambuesa, duros por fuera pero totalmente gelatinosos por dentro. Probamos unos de fábrica y unos artesanos, no había color!



Paradita de narices


Nariz de Gante

Terminamos el día en el mercadillo navideño. Ellos comen unas salchichas bratwurst y yo, que no como carne, me zampo una fondue al pesto. Juntos brindamos con champán francés a los pies de la noria. No nos vamos sin pasar por una típica cervecería. Creo que probé todas las cerveczas rosas que existen (cereza, frambuesa, frutos rojos...) Allí están a menos de 3€, aquí no bajan de 7€!



Comiendo en Gante

Terminamos el puente en Bruselas, comiendo los típicos mejillones al vino con sus frites (nuestras patatas fritas). La carta de mejillones es extensa en todos los restaurantes: al vino, a la crema, a la marinera... Estaban bien, pero los de mi madre son mejores!



Mejillones al vino y frites

Durante las vacaciones aproveché para realizar unas compras y así poder seguir saboreando los dulces belgas en casa. En Brujas compré unos bombones en forma de cupcake (sabor capuchino, chocolate crocante, praliné de almendra, frambuesa y caramelo) en la chocolatería De Burg



Bombones

De Gante me llevé una bolsa de narices. En la foto podéis ver lo gelatinoso que es su interior.



Narices de Gante

En Bruselas hice varias compras. En la chocolatería Elisabeth, compré un bizcocho de jengibre y cerezas riquísimo que también tengo pendiente aprender a prepararlo. 



Bizcocho de jengibre y cerezas

En el mercadillo navideño compré una cuchara de madera con un bloque de spéculoos. Las venden con chocolates de sabores, negro, con leche, blanco, con alcohol, con dulces para niños... Se funden con leche caliente para darle sabor. También compré spéculoos en pasta, para poder hacer mis propias galletas y cupcakes.



Spéculoos para fundir y en pasta

Y justo antes de irnos pasé por la pastelería Delacre a comprar unas galletas de spéculoos artesanas en forma de cuchara.



Galletas spéculoos

Si habéis llegado hasta aquí, MUCHAS GRACIAS por acompañarme recorriendo Bruselas. Prometo entradas más cortas a partir de ahora!


Naroa Castro

Gracias!

jueves, 5 de diciembre de 2013

Escribo las primeras líneas de este blog para dar las gracias.
Pensaba dedicar la primera entrada del blog a la Fira d'Artesans d'Aiguafreda (30 de Noviembre) y enseñar todo lo que había hecho. Me refiero a enseñarlo todo con detalle: cada modelo de galleta y de cupcake, sus delicadas decoraciones que me llevaron horas (se nota que sólo soy una aficionada), la ubicación de mi paradita y la distribución de los elementos que escogí para presentar los productos, la tela que cubría la mesa, los carteles de los precios, mi reloj de cupcakes...
Pero sólo puedo dar las gracias. Llevaba meses preparando mentalmente mi paradita y se me quedaron tantas cosas en el tintero! Gracias a la primera persona que paró a comprar y a todas las personas que le siguieron durante toda la mañana, desafiando el frío que no era poco. Gracias a ellos ya no tuve tiempo de terminar la parada como había pensado, y aún así quedó perfecta. Gracias a ellos estuve toda la mañana escribiendo nombres en las galletas (y mi madre embolsando y mi padre poniendo las pegatinas con mi nombre, en plan trabajo en cadena), lo que fue genial porque descubrí lo mucho que gustan las galletas personalizadas y que realmente cuando estas ocupado no tienes tiempo ni de tener frío, mil gracias! Gracias a ellos me quedé con exactamente 10 galletas (de casi 200) y dos cupcakes antes del mediodía, y tuve que correr a glasear las galletas que iba dando para que probaran y hornear una bandeja más de cupcakes que voló antes de cerrar el mercadillo. Gracias a todos porque así me di cuenta que no hacía falta llegar a tener pesadillas en las que no vendía ni una galleta ni tener que pasar los días previos pensando que tendría 200 galletas para regalar en Navidad. Gracias y mil gracias, y también alguna disculpa porque llegó un momento en el que no puede atender a las personas como me hubiera gustado y dedicarles el tiempo que se merecen. Disculpad también porque cuando me di cuenta de que no tenía fotos de mis galletas sólo pude correr y hacer cuatro disparos y claro, la calidad no es muy buena. Pero gracias por mostrarme en qué puedo mejorar de cara al año que viene para poder atenderos más y mejor.
Gracias a mis padres por aguantarme (en general), por ver el desastre de cocina, comedor y habitación de los días previos a la feria y no decir nada. Por pasar frío por mi en la paradita y por el trabajo en cadena.
Gracias Jordi, también por aguantarme (en general) y por ser mi pinche! Y también por dar rienda suelta a tu creatividad con las sobras de masa :) Y a Muffin, por su apoyo moral des de la campana del extractor.
Gracias tete y Angie, por ser los catadores number 1. Y a Luni y Grapas, que sino me matan! ;) Y a la abuela, porque sí, porque siempre que le llevo galletas se las come con una sonrisa.
Gracias Luisa por las banderitas y la tela, y por ser nuestra modista particular.
Gracias a mis amigas por venir a verme, Laia, Alys, Montse y a todas porque cuando hago algo siempre me decís lo bueno que está.
Gracias Natalia por venir, y a tu familia. Y a Paco, que todavía no le conozco pero ya le quiero.
Gracias a todas las amigas de mi madre, Tere, Lola, Fina, María... Gracias Bea por confiar en mí!
Gracias a toda la gente de Aiguafreda por venir a verme y comprar las galletas!
Gracias Roser, de Cookies Paradise, por enseñarme todo lo que sé.
Gracias a todos por hacerme feliz!
Naroa
En la parada con mi madre
Mi parada por un lado

Mi parada por otro lado

Muñecos de nieve

Mujercitas de jengibre

Árboles, calcetines y bastoncillos de Navidad

Galletas variadas
 
Cupcakes de vainilla


Tarta del curso Mini tarta de Navidad de Cookies Paradise
Casitas de Jengibre